Sayulita una experiencia inolvidable

Sayulita una experiencia inolvidable
Planea unas vacaciones en Sayulita, playa paradisíaca con olas ideales para surfear y calles pintorescas para pasar unos días inolvidables. Imagen relacionada   Aquella tarde de surf me rehusaba a aceptar que el día había terminado y como recompensa, obtuve una última sorpresa. Zenith Adventure Media Sayulita ya no es lo que era antes, aquella playa secreta, poco visitada con “nada más que lo básico”, se ha convertido en todo un destino turístico de prestigio internacional. Sus calles están pobladas por panaderías francesas, boutiques y cafés italianos. Sus olas, por el contrario, siguen siendo espectaculares. Esa tarde, por fin estaba ahí, flotando en mi tabla, esperando la ola perfecta; vi el sol, refresqué mi cara y supe que no necesitaba nada más. Empezaron a llegar, una tras otra, me dejé arrastrar por el gusto de estar en el mar. El tiempo se fue volando, el día había terminado y el sol se había metido justo detrás de todos los buscadores de olas; la línea entre el cielo y el mar se perdía en el reflejo rosado del horizonte. Este momento inigualable del día suele estar acompañado de un sentimiento de frustración, pues anuncia el regreso a tierra firme. Manuel Cerón Poco a poco me fui quedando solo. Sin darme cuenta, la luz se había esfumado por completo. Flotando, en medio de la bahía, en la oscuridad de la noche, me rehusaba a regresar, pero aún me faltaba una última sorpresa, un último regalo del mar… Brillando, verde e intensamente, el plancton me rodeaba por completo. No podía creer lo que estaba viviendo. Su fluorescencia se intensificaba con cada braceo y la distancia entre las estrellas sobre mi cabeza y las que brillaban a mi alrededor parecía haber desaparecido. Solo, en medio de la noche, acepté feliz que el día había terminado. Zenith Adventure Media Imprescindibles de Sayulita, Nayarit Es un punto estratégico para el avistamiento de ballenas durante el invierno. Camina por la avenida Revolución, su calle principal; curiosea en todo tipo de tiendas: de ropa de playa, arte y artesanías del mundo entero. Varios hoteles tienen salas de yoga con vista a la jungla o al mar (y clases constantes con algunos de los mejores instructores del continente). Practica bicicleta (muchos hoteles las rentan o prestan), surf y paddle board. Ir a las cercanas Islas Marietas para tener aún más contacto con la naturaleza. Resultado de imagen para sayulita Toma en cuenta Con marea alta las olas son desafiantes; con baja resultan geniales para aprender. Completa la experiencia Asiste a las clases de surf, yo fui para mejorar mi técnica y pude ver con gran satisfacción que muchos pequeños estaban interesados en remontar las olas. Les brindé algunos consejos de “viejo lobo de mar”.